Desde pequeño José Alfredo, un habitante de la colonia San Miguel de Tulancingo, en Oaxaca, México, quiso ser policía. Le gustaba la idea de ayudar a las personas