No existen muchos temas para charlar que sean más incómodos que tirarse pedos. La mayor parte de la gente se muere de vergüenza cuando pasa, informando a los